lunes, 24 de diciembre de 2012

La viola de Tyneford House

Alianza Editorial
Exquisita y romántica. La viola de Tyneford House de Natasha Solomons es una novela sobre el valor de cambiar sin abandonar la esencia que nos define.

Elise Landau es una joven austriaca, risueña y comilona que vive en el hogar familiar en Viena junto con su padre escritor, su madre cantante de ópera y su hermana, una virtuosa instrumentista que, además la supera en belleza.

Elise es una joven eminentemente feliz, sin más preocupaciones que el evitar que la descubran asaltando los postres durante la noche, sin embargo, en la primavera de 1938 en Viena la situación se ha vuelto hostil. Los nazis ostentan el poder y parece no quedar más solución que huir.

De este modo y como tantas familias de entonces, los Landau deciden marcharse y partir hacia un futuro incierto. Todos irán a los Estados Unidos. Todos salvo Elise, quien ha encontrado, por medio de un anuncio de trabajo, un puesto de doncella en una mansión isabelina en Tyneford, Inglaterra. Ella, de doncella. Ella que siempre tuvo servicio, que siempre fue mimada y cuidada como la señorita que era. Ella que no sabe cocinar, ni poner la mesa, ni servir el té ni mucho menos una cena distinguida sin derramar la sopa o hacer que los guisantes rueden por el mantel como un pelotón de hormigas verdes que huyen de algún desastre. “Pronto nos reuniremos”, le prometieron, “pronto estaremos de nuevo todos juntos en Estados Unidos”. A ella, que jamás había estado fuera de su familia, a ella que apenas habla inglés la envían lejos de casa, sola, a trabajar sin haberlo hecho en la vida y el único vínculo que la mantendrá unida a su familia será las cartas de su hermana y una viola que su padre le entrega antes de partir. Una viola que esconde en su interior un manuscrito.

En Tyneford Elise tendrá que superar las humillaciones que le traerán su nueva condición social, los enfrentamientos, las envidias y las malas formas de sus compañeros, y tendrá que asumir que el mundo que conocía ha dejado de existir para siempre. Pero en Tyneford Elise también encontrará el amor, que quien lo conozca o haya tenido la suerte de conocerlo sabrá que llega como un relámpago, sin previo aviso y cuando esto sucede no hay nada que puedas hacer o decir, es imposible estar preparado u oponer resistencia. Ocurre sin más, en una fracción infinitesimal de segundo y lo cambia todo.

La viola de Tynerfor House es una novela dulce y profundamente romántica que recupera una forma de hacer literatura deliciosa, apasionada y a la vez entretenida que encantará sin duda a los amantes de Jane Austen. En ella, Natasha Solomons nos traslada a la campiña inglesa y nos enseña que dentro de cada persona existe esa luz especial, esa fuerza y esa magia inexplicable y desconocida que nos hace especiales, únicos y originales. Solo hay que saber mirar bien porque incluso dentro de un instrumento de madera, desvencijado y desafinado puede esconderse una gran historia.

martes, 13 de noviembre de 2012

Viviendo del cuento

Original, una palabra tan común y un concepto, sin embargo, tan poco corriente. 

Hace algunos días una compañera me recomendó este libro. “Te sorprenderá”, me dijo, “yo ya lo he regalado varias veces”. Y ciertamente me ha sorprendido. 

Random House Mondadori
Juanjo Sáez, afamado dibujante, crítico gráfico y punto de referencia para la cultura underground barcelonesa comenzó su carrera profesional en revistas de tendencias gratuitas como AB y .H. Su estilo mordaz e inconformista cargado de humor le ha hecho con el reconocimiento de la crítica así como con galardones como el primer premio en el Festival de Publicidad de San Sebastián

Viviendo del cuento es una autobiografía gráfica sobre diez años de profesión de este dibujante barcelonés, en la que narra cómo llegó a hacerse un hueco en el mundillo mediante viñetas expresivas, ilustraciones elocuentes y tiras rescatadas de publicaciones anteriores del artista que hablan de temas tan variados como los festivales de música, los flyers como expresión del diseño y la Moda, todo ello con palabras llenas de picardía, faltas de ortografía y verdad. Si, verdad. De la que duele. De la que huele. De la que no es perfecta ni se rige por más ley universal que ella misma, la propia verdad. 

Juanjo Sáez, además, da un repaso a esa biosfera que es el Arte y que todos en mayor o menor medida conocemos. Egos que luchan entre sí como titanes, intereses creados y modestias tan falsas como las amistades más exageradas que ahogan la originalidad en el plagio descarado, que no en el guiño, en la copia sin complejos y hasta el absurdo en busca de las fórmulas mágicas que a otros les funcionaron antes. Parece patético, ¿verdad?, sin embargo, seguro que se os ocurre más de un sujeto que responda a estas señas. 

Es así, tristemente. La originalidad está en peligro de extinción, acorralada sin remedio aparente pues, a menudo, se confunde con manifestaciones de posibles, con réplicas baratas de ideas traídas de la boca de otro, con la falta de talento tan comúnmente aceptada últimamente, tan aplaudida, envasada, comercializada y vendida. Lamentablemente extendida. En eso no consiste la genialidad, que va, eso es, en todo caso, oportunismo. La genialidad requiere de un estilo propio, reconocible y de algún modo inimitable. La genialidad implica dejarse influir por los grandes sin pretender ser ellos, homenajear, incluso, pero sin llegar a la calca. La genialidad no puede sino ser valiente y es convincente por sí misma. Siempre. Difícil ¿verdad?, por eso mismo escasean, no obstante seguro que se os ocurre más de un ejemplo que cumpla las condiciones. En este blog hablo algunos de los que se me ocurren a mí. 

domingo, 28 de octubre de 2012

El arte de la guerra

Un libro de estrategia milenario, en cómic. 

El Arte de la guerra de Sun Tzu ha sido, posiblemente, el libro más leído por estrategas a lo largo de la Historia y esta semana he descubierto esta original adaptación: la versión cómic. 

Según la leyenda, Sun Tzu nació en el seno de una familia noble en lo que hoy en día es el norte de Shanghái y recibió buena educación militar desde bien joven. Dedicó su vida a entrenar al ejército y aunque su premisa fundamental consistió en evitar el conflicto, lo cierto es que acabó rompiendo la paz e invadiendo otros territorios. Su ejército jamás fue vencido, ni siquiera cuando se enfrentó con treinta mil hombres a más de doscientos mil enemigos. 
Grupo Anaya
Sun Tzu escribió los primeros trece capítulos de su obra (llegó a ampliarla hasta los ochenta y dos) hace más de dos mil años y aún hoy es estudiada en multitud de disciplinas y aplicada a infinidad de campos. 

Es importante destacar el hecho de que éste no es un libro sobre la guerra sino más bien sobre cómo salir victorioso de las adversidades, de los conflictos o de cómo afrontar retos que suponen el enfrentamiento con enemigos tanto literales como metafóricos. 

Esta versión cómic se apoya en ejemplos que pasan por Nueva York, París o Amazonas, situados en épocas tan diferentes como los años sesenta, el final de los años veinte o la actualidad, para explicar los postulados más importantes en los que se basa El arte de la guerra y que todo estratega debería conocer. 

Una obra sobre liderazgo, sobre el triunfo de la inteligencia por encima de la fuerza, más allá de la superioridad numérica que vuelve en un formato muy actual. Se puede abordar en apenas un par de horas pero su contenido es susceptible de estudio y desarrollo durante años. 

Leyendo El arte de la guerra uno se da cuenta de que sí que es posible, si uno lucha lo suficiente y si  aprovecha bien sus recursos. La importancia de esto se pone de manifiesto ahora más que nunca y de manera exponencial en este entorno económico, laboral y social cada vez más hostil, donde día a día nos tenemos que batallar contra “enemigos”, entiéndase por éstos bien competidores directos e indirectos, sean personas o situaciones que hacen peligrar nuestra posición o nos impidan avanzar en la dirección que pretendemos. Estos enemigos nos superan en número en la mayor parte de las ocasiones, en medios e incluso, a veces, también en inteligencia, lo que nos obliga a optimizar nuestra estrategia si queremos vencer y salir reforzados. 

Sun Tzu defiende que la mayor expresión de liderazgo consiste en obstaculizar los planes del enemigo, ganar sin luchar, pero que si, de todos modos, hay que pelear el objetivo será una victoria rápida que minimice las pérdidas. Eso sólo se consigue a través del auto-conocimiento y la profunda evaluación del adversario, pues es él mismo, quien nos otorgará la oportunidad de atacar.

miércoles, 3 de octubre de 2012

El silencio de tu nombre

La valentía, el honor y el amor escriben un punto y aparte en el género literario. Mañana estará en las librerías El silencio de tu nombre, la nueva novela de Andrés Pérez Domínguez.
Plaza & janés
Cinco años después de terminar la Segunda Guerra Mundial, Erika Walter vive con aparente tranquilidad en su casa de Salzburgo temiendo, o quizás esperando, que el pasado inevitablemente la encuentre. Cuando esto ocurre, porque siempre acaba por ocurrir, la mujer se dirige a Madrid cargada con un maletín con documentos que comprometen a una serie de altos cargos nazis. Al enterarse de su repentina huida, su amante el capitán Martín Navarro decide dejar París, donde reside, y seguirla hasta España aun a riesgo de ser capturado por la policía franquista o acusado de traición por sus camaradas del Partido. Ambos se verán envueltos en una trama bien hilada con la que el autor consigue mantener al lector en vilo desde la primera hasta la última página entre persecuciones trepidantes, interrogatorios sobrecogedores, idas y venidas.
¿Que si hay más? Pues sí, mucho más. 

Esta es sin duda, y más allá de la propia historia, una novela de personajes, donde éstos no sólo sirven de mero puntal a la narración de los hechos sino que adquieren una complejidad psicológica sorprendente y que, desde luego, marcan la diferencia de éste con otros libros de espionaje. Y es que al valiente capitán Navarro y a la enigmática Erika Walter se unen Gregorio León, un periodista deportivo tan ingenuo como romántico y otros más igualmente fascinantes entre los que encontraremos a algunos que ya conocimos en anteriores títulos del autor, concretamente en El violinista de Mathausen y La clave Pinner. Héroes, pasiones, desengaños e ideales descoloridos envuelven las decisiones, los conflictos interiores y las reflexiones de estas personalidades concebidas y desarrolladas por la imaginación portentosa y la sensibilidad de Andrés Pérez Domínguez.

El silencio de tu nombre sabe a cine, hace mella y combina el entretenimiento de la aventura anglosajona con la potencia de la narrativa española, lo que supone un punto y aparte respecto de otras novelas del género. Es ese poder, esa capacidad de abrir una brecha en el lector lo que la hace única, diferente e incomparable. Así de simple y de complejo al mismo tiempo. 

Yo, que acostumbro a leer con un lápiz en la mano, no he dejado ni una de las seiscientas tres páginas sin mácula, pues en todas y cada una he subrayado uno o varios párrafos por delicados, visuales o salvajes, por contribuir, en definitiva, a dejar esa huella indeleble que todo buen libro ha de grabar. También, se me hace fundamental destacar el dominio de los tiempos y de los recursos literarios por parte del autor que dan esa textura y ese estilo propio a su prosa, haciéndola inconfundible.

¿Aun más? Pues sí, mucho más, porque este libro siembra la duda, no sé si metódica, razonable o neurótica, pero duda, al cabo, en las convicciones, los principios, y en todas esas palabras grandilocuentes por las que mueren tantas personas y de tantas formas diferentes. Quizás, aquel contexto histórico tan confuso e inquietante tenga precisamente eso que ver con el que vivimos ahora porque hoy dudamos más que nunca y los lindes entre lo correcto y lo incorrecto, entre “malos” y “buenos” se difuminan peligrosamente hasta el punto en el que tales dicotomías se antojan ya tristemente obsoletas. Dudamos, por tanto, sistemáticamente de todo y de todos y nos hacemos insensibles, escépticos y cínicos incluso ante las injusticias, aunque éstas vayan precisamente en nuestra contra. En estos tiempos que corren es fácil preguntarse si no era más sencillo, aunque errásemos, creer en algo y luchar por ello hasta el final porque ahora, sin embargo, nos queda poco más que lamentarnos por no ser ya capaces de conmovernos siquiera ante las revoluciones. Dudamos, sí, hasta de nosotros mismos.

Y todavía hay más, pues aunque acabo de terminar de leer El silencio de tu nombre, ya tengo ganas de comenzarlo de nuevo. Guárdenme el secreto.


viernes, 14 de septiembre de 2012

El pensamiento de los ahorcados

Algaida Editores
Tan sensual y romántica como un bolero o un beso.

Vuelvo de las vacaciones con el buen sabor de boca que me ha dejado esta novela deliciosa, El pensamiento de los ahorcados, de Gregorio León, V Premio de Novela Corta Diputación de Córdoba, con la que este autor me ha conquistado definitivamente. 

Podría hablar del pulso rítmico de su prosa, de la imaginación que demuestra con cada símil o de la calidad del lenguaje con el que está escrita esta obra que logra trasladar al lector al corazón de la Habana. Podría escribir también sobre su trama trepidante, sobre la viveza de sus palabras o a cerca del humor afilado que salpica la narración. Podría, porque esas cualidades, entre otras, destacan en cada una de las doscientas noventa y una páginas del libro, sin embargo, no lo haré y me centraré en el carácter eminentemente romántico de El pensamiento de los ahorcados. Sí, romántico. Y no me refiero a un romanticismo gótico barroco ni a uno de esos que rápidamente se delatan impostados, de sentimientos exagerados y sobrecargados a fuerza de hipérboles absurdas. No, para nada, porque el romanticismo que he encontrado en esta obra es sorprendentemente auténtico, casi camicace, como debe de ser, y tan sencillo o complejo como lo es el que vemos al despegar las pupilas de las letras escritas. ¿Qué no?

Corre el año 1958, estamos en la Habana y en el cine Shanghai una película pornográfica arrasa en taquilla. Se titula Venus en el Paraíso y su protagonista, Rachel, aun sueña con ser una actriz como la gran Rita Hayworth sin saber o sabiéndolo quizás pero sin querer darse cuenta de que no es buen momento para soñar.

Rachel se convertirá en la amante de Meyer Lansky, un mafioso más peligroso que la gangrena y que mueve los hilos de la capital cubana con tanto poder como el mismísimo Batista. Pero la actriz vivirá su verdadera historia de amor en los brazos del chofer, Asdrúbal, un hombre sencillo que no entiende más que de pelota y de mecánica pero que, sin embargo, será capaz de calibrar la importancia de los versos de amor que le susurrará Rachel. A veces basta con eso para conquistar a la mujer a la que se ama. Porque Asdrúbal la amará, sí. A pesar de que para él esté prohibida, aun siendo la novia de su jefe y aunque corra el riesgo de meterse en un lío tan grande que pueda llegar a costarle la vida. La amará como no amó a ninguna otra y la deseará igual que la desearon todos antes que él pero con la legitimidad que sólo tiene el que es correspondido. 

Rachel, proyección materializada de los anhelos y de las pasiones de cualquiera, desaparece sin dejar rastro, sin más, y cincuenta años después un muchacho no descansará hasta conocer qué ocurrió con aquella Venus que sólo llegó a rodar una única película. Yo ya lo sé porque no pude parar de pasar páginas hasta descubrirlo.

Rachel me parece todo un acierto como personaje pues además de ser tan misteriosa y enigmática como el propio deseo, cuenta con la hermosura, el martirio y las contradicciones del amor. Son esas pinceladas, seguramente, las que hagan tan fácil y natural la empatía con ella. Y es que la cubana, la eterna chica del gánster, la diosa maldita por su belleza, representa precisamente a todas las Venus atrapadas en Paraísos tan falsos como monedas de cartón o como decorados de cine porno.

Como digo, más allá de la mafia, de los hoteles de lujo, de la prensa rosa o del Malecón, El pensamiento de los ahorcados es una novela sobre el amor, que sobrevive a guerras, a revoluciones y a todos los dictadores. ¿Qué no? El amor no cambia con el tiempo sino que somos las personas las que variamos, envejecemos y olvidamos pero el amor sigue siendo el mismo que conocieron nuestros abuelos, permanece temerario, fuerte, valiente o cobarde y por más vueltas que se empeñe en dar este mundo de locos seguirá haciéndonos perder la cabeza por ese ideal, esa Venus o aquella Wendy de Peter Pan que atesoramos con usura bajo la coraza de cinismo y frivolidad que nos crece con los años. Ahí dentro, entre todas las decepciones y las soledades, seguro que aún nos queda un hueco para el romanticismo. Esta novela, desde luego, sabe encontrarlo.

Como curiosidad contaré que el otro día, en el barrio de St Germain-des-Prés, muy cerca de la plaza de St Suplice entré en una librería y, al asomarme a las novedades, topé con El último secreto de Frida K., la última novela de este autor, Gregorio León, traducida al francés.

Podría decir que lo compré porque puedo leerlo como si estuviese en Español, pero lo cierto es que no, que sólo fue un impulso romántico. ¿Qué no? Aquí está el documento gráfico.

 

viernes, 10 de agosto de 2012

Los juegos del hambre

Comienzan los juegos.

Seguro que a estas alturas todos conocemos ya la famosa trilogía de Suzanne Collins y algunos, o todos, estaréis pensando que no es más que otra saga insufrible, eterna y ñoña, pero dejadme que os convenza de que no, de que detrás de los títulos Los juegos del hambre, En llamas y Sinsajo se esconde una metáfora bien traída de los fallos del Capitalismo tal y como lo conocemos. 

Para los que lleguéis, igual que yo, rezagados a esta historia os adelanto que, en ella, la autora concibe un futuro próximo en el que un conflicto global deja en herencia un mundo estratificado en clases sociales tan inflexibles como diferentes entre sí. En este nuevo orden y por septuagésima vez en la Historia, doce chicos y doce chicas de entre doce y dieciocho años se verán obligados a participar en un reality show en el que deberán de luchar entre si hasta la muerte, hasta que sólo quede uno. Cada distrito, por tanto, desde el primero,que cuenta con más medios, hasta el duodécimo, el más humilde, aportará dos tributos elegidos al azar, un varón y una hembra, de entre todos los que se encuentren ese rango de edad. 

Del distrito número doce emerge la heroína de la novela, Katniss Everdeern, una muchacha valiente, resuelta e inteligente de dieciséis años que decide presentarse voluntaria para el macabro juego ocupando el lugar de su hermana. Como compañero y potencial contrincante tendrá a Peeta Mellark, un galán como los de antes, un “Señor Darcy” a lo Jane Austen, que va ganando cuerpo, lo mismo que el buen vino, con el paso del tiempo. 
Editorial Molino

Como digo, más allá de una trama adolescente, que puede resultar previsible y del presente en primera persona en apariencia simple, encontramos una visión de la Sociedad no tan ficticia como ésta que plantea Collins. Veréis: la filosofía sobre la que se sustentan Los juegos del hambre, a pesar de ser cruel y atroz, es la igualdad de oportunidades, vengan los tributos del distrito que vengan. De este modo, todos, en principio, han de pelear por la vida con las mismas armas, las mismas reglas y contra los mismos enemigos. Sin embargo, nosotros sabemos que esto no es así, ¿verdad? Porque somos perfectamente conscientes, igual que los tributos de la autora, de que las normas, en sí mismas, ya favorecen a algunos, a los de siempre, a los del primer distrito, a los que tienen casi dieciocho años frente a los de doce, a los de apellidos pomposos, contactos, patrocinadores, padrinos, o como prefiráis llamarlos. El sistema, de antemano, no es justo, aunque lo parezca, aunque se esfuercen en decirnos y repetirnos, hasta que casi nos lo creamos, que se puede ganar en este juego si uno se esfuerza lo bastante, si uno tiene el hambre suficiente, aun llegando directamente desde el maldito distrito doce sin más opciones que las que nos  brinde la astucia y las ganas de resistir a lo que venga con toda la dignidad que se pueda. 

Y es que quizás eso es lo que debiéramos cuestionarnos; si los del “distrito doce” andamos tan ocupados en sobrevivir y en matarnos los unos a los otros para divertimento de unos pocos, que no nos damos cuenta de que, en verdad, somos más, más listos y también más fuertes porque la necesidad así nos ha hecho. Que podemos vencerlos pero con sus reglas, claro, pues ¿qué otro modo tenemos?. 

Últimamente veo flaquear la esperanza, seguramente por haberse desvanecido el espejismo de la libertad de oportunidades que aun nos daba el arrojo de trabajar y estudiar, de sólo trabajar o de sólo estudiar sin tener, como ahora, la más mínima posibilidad de aplicar nuestros conocimientos porque la cosa está mal, claro, porque un conflicto global, un punto de inflexión fatal nos ha traído desgraciadamente a este nuevo orden en el que la profesionalidad ya no prima, en el que empiezan a tomar relevancia los patrocinadores en el libro, o los contactos en nuestra realidad y en el que, lamentablemente, se separan cada vez más los intereses objetivos de los subjetivos, lo profesional de lo personal. Da, francamente, muchísimo miedo. Muchísima lástima. 

Últimamente escucho que este mundo no es justo. Olga, me dicen, nunca lo ha sido, tienes que asumirlo. Y yo me pregunto cuál será motivo a tanto derrotismo. Es como si ya estuviésemos condenados, como si el juego ya hubiese acabado y hubiésemos caído. 

Últimamente me repito que no tiene por qué, para nada, que de peores hemos salido.

martes, 24 de julio de 2012

La soledad de los números primos

Los números primos son aquellos que sólo son divisibles por sí mismos y por la unidad. Además, estas cifras de comportamiento matemático extraño son cada vez menos comunes a medida que avanzamos en la continua e infinita consecución numérica. Pareciera como si por sus peculiaridades o rarezas estuviesen condenadas a la soledad. 

Sobre esta idea el físico y escritor Paolo Giordano concibe La soledad de los números primos, una novela dulce y conmovedora que da vida a la historia de un par de seres especiales, unidos a través del tiempo, seguramente por ser los dos tan raros, diferentes y por estar tan incomprendidos e inadaptados como los números primos. 

Mattia es un muchacho tímido e introvertido marcado por una tragedia ocurrida en su infancia y por la maldición que supone en muchos casos el tener una mente analíticamente privilegiada. A pesar de sus dificultades para relacionarse con el mundo y para mostrar empatía o cualquier otro sentimiento ajeno a los desarrollos matemáticos este personaje desgarbado, desastrosamente despreocupado y opaco consigue emocionar al lector con un magnetismo único y misterioso que sólo tienen las almas atormentadas. 
Ediciones Salamandra 

Alice, por su parte, es puro impulso y sensibilidad desordenada y vive obsesionada con controlar todo lo que ocurra o deje de ocurrir en su cuerpo, posiblemente porque sea lo único en su vida que es capaz de manejar. Ambos verán fluir sus destinos en paralelo desde la más tierna adolescencia, como quien se mira a un espejo y reconoce a un igual pero que, a pesar de que parezcan estar predestinados, nunca lleguen a unirse del todo, quizás porque se asemejan demasiado, porque la ecuación se vuelve más complicada a medida que añadimos variables o porque es cierto que los números primos han de estar aislados y cada vez más y más alejados de otros similares, igual de complejos, delicados y exóticos; igual de peligrosos para cualquier desarrollo matemático pues, al cabo, cualquiera con ciertas nociones de ciencias exactas sabe que este tipo de números, al igual que algunas personas, se comportan de forma extraña, o especial, como si atendiesen a unas leyes particulares. 

Y es que lo mismo no hay un roto para todo descosido, lo mismo es eso lo que se dice a los niños para que no duela tanto, para que no se haga tan duro y puede que la verdad, la cruda verdad sea que no siempre la princesa encuentra a su príncipe azul, o a su escudero, o a su lacayo. O lo que quiera que busquen las princesas en los cuentos.

jueves, 5 de julio de 2012

La clave Pinner

Una novela de espionaje en la que el valor de los ideales, la pasión y el perdón son tan protagonistas como la acción. 

 
La clave Pinner
Hoy vuelve a las librerías en edición de bolsillo La clave Pinner, primera novela de Andrés Pérez Domínguez y finalista en 2004 del Memorial Silverio Cañada en la Semana Negra  de Gijón. En ella el escritor concibe y desarrolla una historia trepidante y bien traída ambientada en plena operación Mincemeat, cuando los ingleses buscaban una forma de hacer creer a los alemanes que el desembarco aliado desde el Mediterráneo se produciría en Grecia y no en Sicilia como planeaban y de hecho sería apenas tres meses después. 

En el Londres de 1943 y ese contexto bélico Gordon Pinner mal vive en una pensión y ahoga en alcohol  los valores en los que un día creyó. Hecho un fantasma pasa las madrugadas echado en su cama desafiando a los zumbidos de los bombarderos y sabiendo que en cualquier momento una de aquellas barrigas de acero podía acabar con lo que quedaba de su vida. Una noche a este medio inglés que trabajó para la GPU (posterior NKVD) vienen a visitarlo un par de agentes del MI6 para ofrecerle una misión: debe viajar a España y localizar con extrema urgencia a Miguel Carmona, un excombatiente republicano y antiguo camarada suyo que aun sin comprenderlo del todo podría estar al tanto de los secretos que contenía el maletín hallado a finales de abril flotando en la costa de Huelva junto cuerpo sin vida de un inglés que al parecer se había ahogado. 

De modo que por lo que se veía el destino hacía que el borracho tembloroso en el que se había convertido Gordon Pinner fuese fundamental para encontrar al hombre por el que peligraba toda la operación aliada y que tanto el servicio de inteligencia británico como el alemán sospechaban que iba de camino de Sevilla. Pinner sin embargo no aceptará la misión sólo por dar con Carmona antes de que lo haga el MI6 o la Abwehr , ni siquiera porque con su expediente bien podría dar con sus huesos en la cárcel o en la horca sino porque es justamente en la capital hispalense donde reside el motivo de su angustia, lo que no le deja perdonarse ni dormir tranquilo, ni en Londres ni en ningún sitio. Al medio inglés como a todos alguna vez no le quedará otra que ajustar cuentas con el pasado y consigo mismo. 

Más allá de ser una novela de espías ésta es una historia de sentimientos y reflexiones que emocionan sin remedio sobre una narración elegante de ritmo bien llevado y con analepsis que dan textura y coherencia al relato. 

Además de por tener una prosa directa y natural el autor engancha desde la primera palabra por la madurez y la credibilidad de sus protagonistas pues con pocas o muchas pinceladas es capaz de dar vida a personajes redondos, profundos y bien construidos. Hombres valientes, adorables, cobardes, odiosos y sensuales que se dejarían matar por sus ideales o que matarían por ellos y mujeres prácticas, enigmáticas y sabias que parecen saltar de las páginas y volverse tan reales como la que escribe esta entrada o el que lee estas palabras. 

Los que me conocen saben lo mucho que admiro la obra de este escritor y lo que disfruto tanto con sus libros como con las entradas de su blog que podéis visitar en el siguiente enlace y que desde aquí recomiendo: Blog de Pérez Domínguez

lunes, 25 de junio de 2012

Travesuras de la niña mala

La historia de amor más hermosa y sincera que he tenido la oportunidad de leer. 

Travesuras de la niña mala de Mario Vargas Llosa fue Premio Nobel de Literatura en 2010 y en ella descubrimos cómo el amor a lo loco es capaz de condicionar, dominar, destrozar y doblegar la vida de una persona y al mismo tiempo hacerla feliz. Esa persona en este caso se llama Ricardo, el niño bueno, y es un intérprete de la UNESCO de origen peruano afincado en París. 

Ricardo en sus propias palabras nos cuenta que se enamoró de la niña mala como un becerro en el verano de 1950 cuando ambos vivían en el barrio limeño de Miraflores. Aquella historia en apariencia pasajera acabó como suelen terminar todas las de la adolescencia pero la mala o buena fortuna de Ricardito hizo que se reencontraran años más tarde cuando él ya vivía y trabajaba en la capital francesa. Del pasado de la niña mala no supo más que embustes y de la realidad que la rodeaba cuentos y fullerías sin embargo llegó a conocerla y amarla más que ella misma. 

Alfaguara
Lily que es como se llamaba la muchacha cuando se hacía pasar por chilena acomodada en el barrio de Miraflores se convirtió con los años y la ayuda de sus amantes en una mujer sofisticada, astuta y enigmática que no dudaba en utilizar a los hombres para medrar en la vida. Entre marido y marido, dando saltos de ciudad en ciudad y cambiando de identidad tanto como de imagen la niña mala caía lo mismo que huía de los brazos de Ricardo. Años de pasión, odios, celos, idas y venidas unieron los destinos de estos dos personajes profundos y entrañables que se recorrieron medio mundo buscándose el uno al otro. Ella de vez en cuando se dejaba amar por el niño bueno pero nunca parecía querer estar con él a pesar de las continuas declaraciones de iniciar una historia en común que el desgraciado le hacía desesperadito de amor. Y es que la niña mala no era más que una víctima de sí misma y de las circunstancias que quizás le tocó vivir, o puede que simplemente fuese así, que naciera ya obsesionada con el dinero, con el poder y las ansias de poseer la libertad que tiene el que se deja querer sin caer en la debilidad de amar a nadie, o que no se conformase con la mediocridad, que no quisiese una existencia anodina y que pensase que para ella el destino guardaba ese “algo más” que perder la cabeza por cualquier cabestro que después de unos años y varios hijos le “metiese cuernos” y la “dejase tirada”. 

De la prosa no puedo más que decir que es sublime, maravillosa, elocuente a la vez que natural y con la coherencia que requiere la narrativa en primera persona. El ritmo de la novela es el justo y no le sobra ni una sola coma. Tampoco le falta. 

Éste un libro conmovedor, cómico a ratos, desgarrador y magnético incluso un poco asqueroso en algunos fragmentos. Una muestra fiel, realista y bella de lo que es la vida, al cabo. 

No dejo de pensar en lo curioso que es el lenguaje pues en esta semana he aprendido que la palabra que en un país significa borracho y en otro quiere decir enamorado. Tiene sentido.

lunes, 11 de junio de 2012

La última noche

Vitalista, muy dulce y con sabor andaluz. 

Francisco Gallardo se hace con el V Premio Ateneo de Novela Histórica con esta obra que nos acerca a la historia de Sarah Avenzoar, una de las primeras mujeres en ejercer la Medicina y que vivió en el siglo XII de la era de los cristianos, el sexto de la Hégira. 

Esta mujer única y adelantada a su época creció en Al Ándalus, concretamente en Sevilla, rodeada de poesía y tratados de medicina y dedicó su juventud al estudio de esta disciplina. Con talento y esfuerzo Sarah Avenzoar, nieta del famoso médico Abu Marwan Avenzoar, se hace merecedora ante el gran Averroes de la iyaza que le permitía ejercer su vocación de curar mujeres y niños. 

Desde Marraquech y en la última noche de su vida Sarah recuerda su infancia, su adolescencia y el camino que le ha llevado hasta el harén del califa. La protagonista y narradora escribe sobre un pergamino que ella misma hizo con la piel de un cervatillo a sabiendas de que su existencia en este mundo se agota. 
En esa última noche Sarah Avenzoar nos cuenta con palabras tan dulces como sabias cómo vivió ella misma el desarrollo de su feminidad, el despertar del amor, y la pasión maternal. Y es que Francisco Gallardo en una ambientación maravillosa y ampliamente documentada consigue envolver al lector en el aroma y el embrujo de la Sevilla almohade trasladándolo a la época de los palacetes, de los costureros, de los baños, de los ropajes de lino con bordados dorados y de los pasteles de miel. Es un placer pasearse por un trozo de la Historia que tanto poso ha dejado en nuestra cultura. 

Ya he comentado en alguna ocasión la profunda admiración que siento por la primera persona pues me parece un recurso en si mismo arriesgado por los limites de conocimiento y de consciencia que no tiene un narrador omnisciente. Es cierto que la primera persona puede atrapar la atención de quien lee e influir sobre sus emociones de una forma más poderosa que la tercera persona pero se corre sin embargo el riesgo de causar el efecto totalmente opuesto si al narrador le falta coherencia, profundidad o el ritmo del relato no es el adecuado. Francisco Gallardo logra que la voz de Sarah Avenzoar nos haga olvidar que hay un autor tras su discurso creando así la ilusión, el encantamiento o la magia en la que el personaje salta de la tinta para dirigirse al lector. 

Ésta es una novela vitalista, sin duda, con un relato sencillo y una prosa amable, delicada y detallista, una novela atractiva, femenina y entrañable a la que no le falta la intriga de las pasiones de la carne, la trama política y los secretos más oscuros y peligrosos de las envidias pero sobre todo me ha parecido una novela valiente sobre una mujer valiente que afrontó la vida con la misma entereza con la que afrontó la muerte.

lunes, 4 de junio de 2012

La primera mujer de Se-Yuan

Un Premio Nobel imprescindible. Una moraleja inolvidable. 

Hoy traigo un libro especialmente importante para mí pues fue una de las lecturas que más huella dejaron en mi adolescencia. Por desgracia últimamente vengo poniéndola de ejemplo en muchas de las conversaciones que mantengo. 

Con La primera mujer de Se-Yuan Pearl S.Buck se hizo con el Premio Nobel de Literatura en el año 1938 aunque la edición que yo tengo en casa y la que se ve en las fotografías es de 1945. 

La autora de origen estadounidense escribió más de ochenta libros, muchos de ellos novelas, dedicando la mayor parte de su obra a describir el lado más amable de China, donde vivió durante cuarenta años. 

En esta novela la escritora nos cuenta cómo el cambio de mentalidad de Yuan trastoca los pilares fundamentales de su primera esposa y de su familia. Y es que Yuan tras contraer matrimonio y ser padre muy joven viaja hasta Estados Unidos para terminar sus estudios dejando en casa de sus padres, a su mujer y a sus dos hijos. A su regreso se hace manifiesto que ha ocurrido lo inevitable; Yuan había cambiado. El acceso a una educación de calidad, el contacto y la interacción con otras culturas provocó que su manera de entender el mundo, la amistad, la igualdad y el sexo experimentaran modificaciones a nivel estructural. 

Al llegar de nuevo a su casa Yuan comprueba que todo sigue igual. Las mismas costumbres, el machismo, y la sumisión de su esposa hacen que el muchacho sufra un profundo choque cultural. 

A pesar de que su primer impulso es repudiar a su esposa puesto que bien poco tienen ya en común, Yuan decide darle una oportunidad para que se convierta en una mujer con personalidad propia tal y como los nuevos tiempos exigían, tal y como había visto y conocido al otro lado del mundo. El marido piensa que semejante transformación solo podía hacerse mediante el estudio por lo que la primera esposa tendrá que asistir a clase con niñas de la edad de su hija pequeña. 

La primera mujer de Se-Yuan es una historia hermosa apoyada en detalles delicados y entrañables sobre la cultura china que nos hace reflexionar sobre la importancia de una educación de calidad y de la fusión entre distintas culturas pues no hay otro camino hacia una sociedad con sabiduría y criterio propio. Una sociedad encerrada en sí misma, que no valora la educación ni el desarrollo no será libre jamás y está condenada a quedarse atrás, anticuada y obsoleta. Lo supo Pearl S. Buck hace casi ochenta años, no nos conviene olvidarlo.

  

martes, 29 de mayo de 2012

Una tarde redonda


El pasado jueves 24 de mayo el escritor Andrés Pérez Domínguez visitó la Biblioteca Juan Ramón Jiménez de Sanlúcar la Mayor para tener un encuentro con los lectores y charlar sobre El factor Einstein, novela que fue reseñada en este blog hace poco tiempo y que por cierto será publicada en bolsillo por Plaza & Janés el próximo mes de octubre. 

La presentación me resultó tremendamente interesante pues no sólo nos habló sobre los personajes de la obra y sobre cómo la concibió y escribió sino que los que nos acercamos tuvimos también la oportunidad de aprender detalles relevantes sobre el contexto histórico y científico que rodeó al desarrollo de la bomba atómica. Andrés ilustró su exposición con fotos de científicos y personajes relacionados con la trama de la novela y nos mostró vídeos tan interesantes como curiosos que nos dieron una imagen más clara y cercana de uno de los acontecimientos más turbios de la Historia mundial. 

Además pudimos apreciar la profunda labor de investigación que realizó el autor para escribir la novela. De hecho, cualquiera que la haya leído coincidirá conmigo en que se nota y mucho el trabajo que hay detrás de cada una de las páginas del libro. Y es que para que el resultado sea de calidad además de talento se hace fundamental un esfuerzo que impulse, sustente y materialice las ideas siendo esto aplicable tanto al ámbito literario como a cualquier otro. Andrés mismo lo deja bien claro en esta entrada en su blog:


Para terminar, Andrés Pérez Domínguez fue tan amable de firmarme otra de sus obras, El síndrome de Mowgli que quién me conoce sabe que es uno de mis libros favoritos. En fin, una tarde redonda. 

Andrés Pérez Domínguez




viernes, 25 de mayo de 2012

La ciudad de los ojos grises

Sorprendente y muy bien hilada. Una novela negra emocionante y emotiva ambientada en la Belle Époque.
Félix G. Modroño nos presenta la Bilbao de principios de siglo XX como La ciudad de los ojos grises. A ella llega Alfredo Garatiasoro después de haber vivido varios años en París. Alfredo se marchó para olvidar la amargura del desamor y regresa tras recibir la noticia de la muerte de la mujer a la que siempre quiso, Izarbe, la chica de los ojos grises. Y resulta que la vida, que a veces es muy rara, hizo que ella se casara con su hermano.
Alfredo sospecha que efectivamente su amada ha sido asesinada y por descubrir la verdad se ve envuelto en una trama coherente y bien traída, de esas que mantienen al lector en vilo. O al menos así lo ha hecho conmigo.
Nuestro protagonista no sólo tendrá que enfrentarse a sus recuerdos, a su pasado y a su presente, como les pasa a todos los que un día deciden huir, sino que también habrá de desenredar secretos familiares ocultos, algunos desde antes incluso de su nacimiento.
El estilo directo y la presencia de múltiples diálogos agilizan la lectura y traen el recuerdo de la buena novela negra mientras que el cuidado en el contexto histórico, las descripciones detallistas  y el relato dividido en dos líneas temporales distintas hacen de esta obra una lectura de calidad.
Maravillosa me ha parecido la ambientación pues verdaderamente el autor logra situarnos en el Bilbao de la época para mostrarnos la realidad política, económica y social del momento histórico en el que la ciudad vivió semejante desarrollo.
Me ha parecido una mezcla elegante de géneros que viene a hablarnos de la pasión incondicional y eterna, del encorsetamiento moral que no hace más que poner trabas a la felicidad y sobre todo de la ternura y veracidad del primer amor y el dolor profundo que provoca su pérdida. En palabras de su narrador: “Y es que uno pierde la inocencia cuando se enamora”. Seguramente que sea así, de hecho, en repetidas ocasiones he preguntado a compañeros y amigos si enamorarse es en verdad una capacidad que se pierde con el tiempo. Y es que a veces pienso que no se puede amar igual dos veces pues en cada relación uno pone algo de sí mismo, algo que entrega para siempre por lo que resulta difícil, por no decir imposible, poder dárselo posteriormente a otra persona sencillamente porque esa parte de ti, ese cachito de tu alma, ya no te pertenece, ya no es de tu propiedad sino que suma en el activo del ser al que se lo quisiste dar.

lunes, 21 de mayo de 2012

Encuentro sobre El factor Einstein; Andrés Pérez Domínguez en la Biblioteca Juan Ramón Jiménez

El próximo jueves 24 de Mayo a las 20:00 horas Andrés Pérez Domínguez visitará  la Biblioteca Juan Ramón Jiménez de Sanlúcar la Mayor (Sevilla) para tener un encuentro con sus lectores sobre su libro El factor Einstein.

Los que asistamos tendremos ocasión de charlar con el autor sobre ciencia,  sobre la Segunda Guerra Mundial y sobre la obra, El factor Einstein, una novela bien documentada con una trama apasionante que sitúa al lector en uno de los episodios más oscuros de la Historia reciente. Además Andrés Pérez Domínguez llevará fotos de Albert Einstein y de gente que lo rodeaba así como algún video tal y como él mismo nos cuenta en su blog  La separata  del que ya he comentado en numerosas ocasiones que soy seguidora.  Desde aquí lo recomiendo porque  tiene entradas muy interesantes sobre temas muy diversos.

Ya he repetido también  que a mí personalmente este escritor sevillano autor de La Clave Pinner, El Factor Einstein, El Centro de la Tierra, El Síndrome de Mowgli  y El Violinista de Mauthausen me fascina. Y es que da gusto comprar un libro y saber que no te defraudará. Por cierto, en octubre tendremos nueva novela de Andrés, lo mismo el jueves obtenemos alguna primicia.

Yo voy, ¿os apuntáis?

lunes, 14 de mayo de 2012

Mujeres de uniforme

Optimista y valiente. Una revelación redescubierta.

Teresa Torrès (Paris, 1920) público en 1950 una novela autobiográfica titulada Mujeres de uniforme sobre su experiencia en la Segunda Guerra Mundial. Y es que en 1940 tras la invasión alemana en Francia esta mujer de letras franco-norteamericana se unió a las fuerzas del general De Gaulle en Londres. Sesenta años después la autora ha reescrito una nueva versión de la novela.

Mujeres de uniforme arranca precisamente en el Londres de 1940. Era el 20 de noviembre cuando casi un centenar de mujeres hartas del exilio, de la guerra y de la sinrazón decidieron tomar partido y alistarse en el ejército para servir a las Fuerzas francesas de Liberación.

Con un estilo directo, un relato que se hace sencillo y una narrativa amena la autora cuenta las vivencias de cinco mujeres que sin conocerse previamente unirán sus destinos para siempre por un único objetivo común; luchar por la libertad.

En el cuartel las mujeres, algunas siendo todavía niñas, aprenderán a formar, a desfilar, la importancia de la disciplina, y a cuidar unas de otras y bajo una lluvia interminable de zumbidos y explosiones empeñados en destruirlo todo las muchachas descubrirán el sentido de la amistad, la sexualidad y el honor.

Mujeres de uniforme nos enseña que la belleza del amor florece incluso bajo la oscuridad y los escombros de un mundo aterrorizado por la guerra. Amores tormentosos, confusos o carnales. Amores prohibidos, heterosexuales, homosexuales, verdaderos o “de entretanto”. Amor en definitiva, tan necesario y maravilloso como bienvenido en todas sus formas porque nos da esperanza y no entiende de motivos, de desembarcos ni de normas y por eso mismo lo perseguimos.

Esta novela me deja un buen sabor de boca pues aun cumpliendo ya más del medio siglo se atreve con algunos temas que son tabúes aun hoy en día y rompe moldes con la naturalidad como mejor arma posible. Desde aquí recomiendo esta libro cuyo título no podía ser más acertado; Mujeres de uniforme.  Mujeres sin más, mujeres en mayúsculas y sin otra etiqueta que la de servir orgullosas por un mundo libre.

lunes, 30 de abril de 2012

Los alemanes se vuelan la cabeza por amor

Original, inteligente y acertada. Una novela llena de verdad.

Los alemanes se vuelan la cabeza por amor de María Zaragoza ha sido galardonada con el LVIII Premio de Novela Ateneo - Ciudad de Valladolid y es uno de esos libros que sorprenden, que secuestran tu atención, que te dejan huella. Supe cuando apenas llevaba tres páginas que sería una de esas obras que dormiría en mi mesita de noche y leería más de una vez, o mejor dicho, que devoraría más de una vez.

En Los alemanes se vuelan la cabeza por amor la autora concibe un espacio virtual, un estado distinto de conciencia que se manifiesta como una ciudad, La Ciudad, que flota entre todas las ciudades del planeta. En este lugar de edificios que son cambiantes y quimeras de estilos arquitectónicos imposibles personajes de diferentes partes del mundo se reúnen en una plaza, La Plaza para sentarse en sillas metálicas y beber mezcal servidos por camareros de ojos vacios. Allí, en un espacio-tiempo diferente fuman, hablan, conspiran y se enamoran. Hacen, en definitiva, todo lo que hacemos las personas en la dimensión física habitual pero en un entorno diferente, etéreo, aparentemente ficticio por prescindir del físico tradicional.

Este universo paralelo pero no menos real desarrolla una nueva forma de concebir la existencia, el conocimiento y las relaciones humanas que implica la revolución de internet y en especial de las redes sociales.

María Zaragoza nos presenta en esta metáfora de la actualidad personajes creíbles, potentes, bien construidos e inolvidables y se sirve de ellos para hacernos reflexionar sobre conflictos de primera relevancia tan actuales como eternos. Temas como la justicia, el maltrato, la manipulación de la información, el conflicto de Israel, el perdón o el masoquismo son abordados sobre la prosa suave y musical, casi con rima, de la autora.

Impresionada me he quedado con el estilo de María Zaragoza, con el lenguaje inteligente y agudo que utiliza, lleno de perspicacia, sofisticado diría, y con el uso de una segunda persona que asusta a tantos y con la que solo se atreven los que de verdad saben escribir.

Los alemanes se vuelan la cabeza por amor lleva al lector a comprender cómo la naturaleza humana a veces cruel o cobarde, otras valiente y despiadada acaba por trascender de la realidad al universo virtual y viceversa porque esa condición de semidioses atormentados, de almas conscientes, individuales y egoístas siempre se manifiesta porque, al cabo, somos los mismos seres humanos los que damos vida a ambos mundos. Somos los mismos en La Plaza, en Madrid, en Londres o en Sevilla. Los mismos con nuestros defectos, nuestros miedos y miserias, nuestras mezquindades, y tanto allí como aquí encontramos víctimas sabedoras, verdugos desquiciados y testigos mudos e impotentes atrapados en una espiral sin fin de deseos, perversiones y traiciones.


lunes, 23 de abril de 2012

Peso Cero

Valiente, conmovedora y tristemente sincera.

Peso cero es la primera novela de Antonia Romero autora y administradora del blog Mientras Esperas.

Peso Cero narra la historia de Alicia, una adolescente de catorce años inteligente y hermosa que como muchas chicas y chicos enferman de anorexia.

Los problemas familiares, los inicios al amor y la presión social por seguir los cánones de belleza llevan a Alicia a caer en una espiral de autodestrucción y soledad de que le habrá de salir por si misma.

A diferencia de otras enfermedades, la anorexia no se manifiesta de un día para otro, sin embargo, y a pesar de lo que puedan pensar los que no estén familiarizados con el tema, los síntomas se hacen a menudo difíciles de detectar incluso para los padres y madres más atentos.

La narración en tercera persona se hace ágil por la presencia de múltiples diálogos a lo largo de la obra y la prosa de Antonia cercana y directa engancha al lector a querer saber más de la historia que nos presenta.

A pesar de la dureza de la temática y de la crudeza de las vivencias a las que se enfrenta Alicia el libro me deja un buen sabor de boca, algo así como un optimismo esperanzador. Además me ha gustado el realismo con el que la autora plasma la perspectiva de la enferma y de los familiares y la sinceridad con la se explica el desarrollo y las consecuencias del trastorno.

Me ha parecido una historia valiente, una ventana a una realidad que tristemente azota a jóvenes de todo el mundo. No creo que existan perfiles, ni patrones, ni razones para caer en este trastorno crónico del que muchas chicas y chicos no consiguen escapar nunca. Y es que la sociedad como masa se convierte en este como en otros tantos casos en causa y verdugo hipócrita que tras provocar apunta a la víctima con el dedo haciéndola parecer culpable.

Peso Cero es una novela que gana fuerza con cada página, que atrapa y que sin duda desde aquí recomiendo a todo el que quiera acercarse a esta conmovedora historia familiar.


viernes, 13 de abril de 2012

La Regenta

Como la vida misma. Un clásico muy actual.

Hace días que me ronda en el pensamiento La Regenta. Hace meses que la leí y sin embargo no me había apetecido hablar de ella. Hasta ahora.

Cuando le dije a mi hermano que nunca había leído La Regenta ni visionado las adaptaciones al cine y la televisión me miró escandalizado y corrió a buscarla entre las estanterías del estudio de la casa de nuestros padres. Tienes que leerla, a ti te encantará. Si bajas de la torre de la Catedral te quedarás en Vetusta, me dijo. No se equivocaba en ninguna de las tres cosas.

La primera novela de Leopoldo Alas “Clarín” arranca en la torre de la Catedral y desde las alturas se presenta la ciudad de Vetusta. El autor en una narración natural y realista desciende de esa visión general y global del universo que describe desde el campanario para acercar al lector poco a poco a los detalles. Así, se descubren los colores, los olores, las luces y los sabores de las calles de la ciudad, los personajes que en ella habitan y el ambiente que se respira hasta que la atención del narrador se centra en Ana Ozores, una mujer de la nobleza venida a menos casada con Don Víctor Quintanar, regente de la Audiencia.

El matrimonio entre Don Víctor Quintanar y Doña Ana Ozores fue, como se puede esperar, un matrimonio de conveniencia, juntar el “din” con el “don” que diría mi mejor profesor de Historia y aunque Ana quería a su marido porque era comprensivo y buen hombre, no lo amaba como tal, más bien con cariño fraternal, de amistad y respeto. Por esto y por el aislamiento que acompaña al incomprendido, al que anhela otro destino y se sabe diferente, la señora se siente sola y profundamente deprimida. La religión y la pasión de un amante serán su forma de burlar a la tristeza.

Esta obra maestra de la literatura española del siglo XIX representó en sí misma un verdadero alboroto. Las pasiones carnales, la incultura, la vulgaridad y el inconformismo con la herencia recibida son representadas por el autor en la ciudad de provincia donde vive nuestra Regenta.

Me resulta fascinante poder adentrarme en un lugar y un tiempo en el que la prima que andaba en boca de la gente era la más mentirosa o la más ligerita del pueblo y darme cuenta de que seguimos comportándonos igual en muchos sentidos. Adoramos los escándalos, las batallitas de cama y los relatos más sórdidos de la débil condición humana. Ni siquiera necesitamos conocer toda la historia. Todo lo contrario, de hecho. Baste unas cuantas pinceladas, apenas un par de anécdotas, algún que otro estereotipo que de sustento a la versión y ya tienes una golfa, un descarado y un cornudo de los que despotricar a gusto para matar el aburrimiento o esconder la mediocridad y la falta de talento.

Todos caemos y somos víctimas de la crítica, del chisme y del cuento. Todos caemos en el cruel cotilleo. Todos. Y a pesar de todo yo me quedo en Vetusta.



lunes, 9 de abril de 2012

Liebster blog

De vacaciones de Semana Santa vuelvo con un premio que ha otorgado mi amiga Silvia de La Vieja Encina este blog. Muchas gracias por pensar en mí, me ha hecho mucha ilusión.

http://wwwlaviejaencinadelazubia.blogspot.com.es/

Liebster Blog Award está ideado para recompensar, estimular y promocionar aquellos sitios de internet, cuyo número de seguidores no excedan de doscientos, pero que, "por su esencia y contenido merezcan ser dados a conocer a todos los rincones de la blogosfera".

Unas sencillas normas:

1. Copiar y pegar el premio en el blog y enlazarlo al blogger que te lo otorgó.

2. Señalar tus cinco blogs preferidos con menos de 200 seguidores y escribir comentarios en sus blogs para que conozcan que han recibido el premio.

3. Y, por último, esperar que continúen con la cadena y elijan a sus 5 blogs preferidos.

Estos son los que yo he elegido:

Mi hobby es leer de Dolly Gerasol
Conozco ese libro de Joaquín Pérez Iturralde
Libros y excursiones de Margaramon
De libro en libro de Lammermoor

miércoles, 28 de marzo de 2012

Sostiene Pereira

Reveladora, deliciosa, absolutamente brillante.

Cuando mi compañero me recomendó Sostiene Pereira no imaginé que estaría ante una de esas obras que dejan una marca indeleble en el lector.

En Sostiene Pereira de Antonio Tabucchi asistimos a la metamorfosis de Pereira, un periodista cardiópata y viudo que dirige la sección de cultura de un periódico mediocre, el Lisboa. Corre el año 1938 y a pesar de la opresiva dictadura de Salazar, la censura, la guerra civil española y la corriente totalitarista que azota a Europa, Pereira trata de vivir tranquilamente en la Rua da Saudade número 22. Pereira que se define como un hombre de cultura ajeno a la política, alimenta su espíritu derrotado de recuerdos y de nostalgia de su vida anterior. Se antoja débil de carácter, sumiso y conformista. Parece preferir el pasado al presente, y el futuro se intuye que le da igual. El portugués pasa los días en una anestesia emocional conmovedora hasta que un día de verano contrata a un joven periodista, Monteiro Rossi para que escriba necrológicas anticipadas de escritores que aun estando vivos se prevé que fallezcan pronto. Rossi y su novia Marta irrumpen en el letargo de Pereira para transformar tanto la conciencia como la conducta del viudo a nivel estructural.

Se inicia entonces en Pereira una revolución desde las capas más íntimas de su personalidad, un efecto dominó imparable, necesario y contagioso.

La prosa sencilla y entrañable a la par que deliciosa de Tabucchi da alma a cada una de las palabras que componen esta novela y el relato impecable dimensiona al personaje de Pereira con soberana maestría hasta hacerlo inolvidable.

Esta historia bien construida sobre el valor de vivir, de sentir sin restricciones, el derecho a la expresión, al arte y al amor en el más amplio y libre de los sentidos estoy segura de que provocará cambios profundos en aquel que se acerque a conocerla porque efectivamente existen obras ejemplares, momentos esenciales y personas especiales que representan hitos definitivos en la vida de las personas y en el desarrollo de su personalidad. Como Tabucchi, Sostiene Pereira o mi compañero que me descubrió este libro.


lunes, 19 de marzo de 2012

El factor Einstein

Dilemas morales, científicos comprometidos y una espía carismática en una novela de género con gran calidad literaria.

Hace escasamente un par de meses leí en el blog La separata del escritor Andrés Pérez Domínguez que regalaba algunos ejemplares dedicados de su novela El factor Einstein para aquellos que estuviesen interesados en leerla. Me pareció un gesto muy bonito con los lectores y una buena oportunidad para asomarme a esta magnífica historia.

En una Alemania borracha de poder y orgullo nazi, en un tiempo en el que Hitler soñaba con controlar el mundo y aun cabía la duda de que la Humanidad conociese la Segunda Guerra Mundial a la agente del servicio secreto alemán Frida Von Kleinsberg se le encomienda la misión de viajar a Estados Unidos e infiltrarse en la comunidad científica para anticiparse a los movimientos de ésta.

Para el desempeño de tal empresa Frida Von Kleinsberg, hermosa, brillante, disciplinada y manipuladora utilizará una identidad falsa, o mejor dicho, una segunda identidad nacida como por decantación de la suya propia. Conoceremos así a Frida Klein, una joven física alemana que huyendo de su propio país se cobijará en los EEUU bajo el techo del viejo profesor de física Alfonso Altamira. Cuando el español la ve aparecer en su apartamento de Brooklyn no puede imaginar que aquella chica de aspecto frágil que llega a él aterrorizada por la situación en Europa y exhausta por el viaje tratará de utilizarlo como peón en una trama de espionaje y muerte para convertirse ambos en piezas clave para el desarrollo de uno de los acontecimientos más relevantes de nuestra Historia reciente.

Esta novela hace disfrutar al lector no solo por los elementos propios del género sino también por su calidad literaria. El uso del lenguaje, de los recursos y de los tiempos, una ambientación sobresaliente y personajes bien perfilados hasta el detalle que muestran profundidad, realismo y coherencia harán las delicias de los amantes de la buena literatura.

Además y como es habitual en la obra del autor la reflexión moral se encuentra bien presente entre las líneas, enredada en el relato. En este caso se me hace inevitable pensar en que posiblemente no seamos tan diferentes unos de otros, que es ingenua la dicotomía entre buenos y malos y que quizás muchas veces sería más correcto hablar de situaciones y no tanto de personas.

Puede que en otras circunstancias Frida Von Kleinsberg la agente de la Abwehr, ambiciosa, inteligente y letal fuese Frida Klein, estuviese asustada y deseara que un viejo profesor de física la salvara de la soledad y la tristeza del exilio. Puede que en otras circunstancias Alfonso Altamira no se sintiese atraído por una pelirroja con talento que casi podría ser su hija. Puede que hubiese sospechado de ella. Puede. Y que en otras circunstancias el mundo no se hubiera vuelto loco y los disfraces, las mentiras y las traiciones quedasen presas entre las páginas de las novelas.

Muchas gracias a Andrés Pérez Domínguez por el ejemplar, lo he disfrutado muchísimo.


jueves, 23 de febrero de 2012

Peter Pan

Gran desconocida de entre las más famosas. Mucho más que un cuento para niños.

Peter Pan de J.M.Barrie es uno de los personajes más comentados, recurridos, emulados y parodiados de la literatura y seguramente esta fama se la deba en gran medida al largometraje de Walt Disney del año 1953 basado en la obra. Sin embargo este clásico encierra mucho más que una aventura para críos e invita a poderosas reflexiones sobre del amor, la amistad, los celos, la familia y las ataduras sociales.

Peter Pan es un niño que no crece. Vive en una isla lejana, en el país de Nunca Jamás donde los piratas campan a sus anchas, los niños perdidos olvidan a sus madres, nadan las sirenas y las hadas brillan, vuelan y usan el tocador. Peter que aún conserva sus dientes de leche se cuela noche tras noche por la ventana de la habitación de los niños Darling, Wendy, John y Michael que viven en el número 14. En una de esas visitas el muchacho es sorprendido por la madre de los pequeños y con las prisas y el sobresalto el niño volador se deja olvidada su sombra. Cuando regresa por ella descubre en la joven Wendy una candidata a madre para su pandilla de niños perdidos y para él mismo.

J.M.Barrie nos presenta un universo tan mágico como cercano en el que el lector no tiene más remedio que dejase embaucar por un líder encantador, valiente y carismático vestido con esqueletos de hojas que hace que veamos como naturales y obvias las ocurrencias más disparatadas. Se hace inevitable zambullirse en ese mundo en el que los perros pueden ser niñeras eficientes y los dedales besos y olvidar, como le ocurriera a los niños perdidos, que fuera de Nunca Jamás existe otra realidad en la que el tiempo pasa para todos y en la que poner rejas a las ventanas y cerrarlas por dentro en las noches de invierno es de lo más sensato.

Ayer mismo debatía con mi compañero si es fundamental que una obra tenga o no algo que contar, algo que decir, y precisamente creo que esta novela inclasificable es un buen ejemplo para dar un paso más en mis argumentos y es que, desde mi punto de vista, lo maravilloso de Peter Pan, lo que hace este libro tan especial es que ha dado lugar a tantas interpretaciones que parece que tenga infinitas lecturas. De hecho un mismo lector puede tener percepciones diferentes dependiendo del momento emocional en el que se encuentre.

De modo que sea o no un libro para niños, una crítica al modelo británico, a la vida en la época victoriana, o a la sociedad en general es justamente la capacidad del autor de abrir una ventana hacia nuestro interior lo que hace a esta obra imprescindible.


viernes, 17 de febrero de 2012

Premio gracias por tu amistad


Silvia del blog La Vieja Encina me ha hecho muy feliz otorgándome este premio a la amistad. La Vieja Encina es un blog literario que nació hace algo más de un año a partir de un club de lectura que lleva el mismo nombre. En este rinconcito de la red podemos encontrar poemas, citas, novedades culturales y reseñas de libros. Es un lugar que merece la pena visitar; a mi desde luego me encanta. Es por ello que me hace tanta ilusión el premio. Muchisimas gracias Silvia!! 

Tengo entendido que ahora he de contestar unas preguntas y pasar el premio a otros cinco blogs, así que voy a ello.

-Elige un momento de tu vida muy importante. Elegiría el día en el que nació mi hermano. La imagen de un bebe morenito y arrugado que se suponía que me habían traído para jugar conmigo es sin duda el recuerdo más claro que tengo de mi infancia. Yo solo tenía cuatro años pero comprendí que era el mejor regalo que me podían haber hecho mis padres.
-¿Qué lugar del mundo te gustaría visitar y no conoces? Cualquiera en el que no haya estado.
-Haz un menú con tu comida favorita 1º plato, 2º plato y postre. Chocolate en los tres casos.
-Si al trabajo se refiere ¿cuál sería tu trabajo ideal sin pensar en salarios? Veterinaria o profesora de música.
-¿Recuerdas cuándo te reíste y porqué por última vez? Pues ahora mismo mientras publico esta entrada porque mis compañeras son muy guasonas y me hacen reír muchísimo.

Bueno y ahora lo más duro que es elegir otros cinco blogs:
Rosalía de Lo que leo
Tatty de El universo de los libros

Muchas gracias

lunes, 6 de febrero de 2012

Maldito karma

Divertida, optimista y terriblemente sincera.

Maldito karma de David Safier es una novela ácida, entretenida y amena que ha hecho reír a millones de lectores desde 2009, una lectura que nos cuenta las peripecias de una mujer por conseguir una segunda oportunidad.

A golpe de carcajada esta comedia de fantasía absurda y exagerada hace reflexionar al lector sobre la verdadera fuente de la felicidad en sus más de trescientas páginas de egoísmo entrañable y simpático narrado en primera persona.

Kim Lange es una afamada presentadora de televisión engreída y caprichosa que se encuentra a las puertas del momento más brillante de su carrera. Su vida profesional ha sido una lucha permanente por el éxito y la notoriedad y el camino que le ha llevado desde el barrio obrero en el que nació hasta la gala de los premios TV no ha sido nada fácil. En su ascenso ha pisoteado, apuñalado, traicionado y ninguneado sin remordimiento a cualquiera que representase una piedra en su sendero a la gloria.

Su lamentable vida emocional no ayuda a mejorar la impresión del lector sobre la protagonista. Su matrimonio se tambalea, descuida a su hija, trata a su esposo con despotismo e indiferencia y se siente atraída como un animal en celo hacia un compañero de profesión.

La noche de los premios TV el Cosmos haciendo gala de su archiconocido humor retorcido se venga de la presentadora lanzándole un lavabo de una estación espacial que acaba con su vida de lujo. Cuando Kim despierta tiene cinco ojos y seis patas, y es que para su sorpresa se había reencarnado en hormiga. Ese era el castigo por haber acumulado tan mal karma.

A partir de ese instante y tomando la muerte como punto de partida este personaje tan sincero como bien construido tratará de acumular buenas acciones través de sus múltiples reencarnaciones para conseguir volver a ser humana de nuevo y poder recuperar a su familia.

En su experiencia hacia el Nirvana Kim aprenderá qué significa realmente el sacrificio, la amistad, la generosidad y el compromiso y su alma inmortal vivirá la dureza de conocer la vida sin ella, de saberse prescindible, llegando a conmover al lector con su espontaneidad y frescura.


martes, 24 de enero de 2012

Concurso para lectores El efecto Star Lux


Con motivo de la promoción del libro El efecto Star Lux de Juan Ballester Arola Editors nos anima a participar en este concurso literario el que el ganador podrá viajar a uno de los países que aparecen en la novela. Para participar no tenemos más que enviar un comentario sobre la novela antes del 31 de marzo a través de la página http://www.elefectostarlux.com/. Os dejo por aquí las bases del concurso.
Es muy sencillo así que ánimo que cualquiera puede participar.

                             
             

            

lunes, 16 de enero de 2012

Los libros luciérnaga

Mágico, bello, la historia de un misterio lleno de sabiduría.

Los libros luciérnaga de Leticia Sánchez Ruiz ganó el IX Premio Internacional de Novela ¨Emilio Alarcos Llorach¨ y nos ilumina con reflexiones acerca de la vida, el amor y la amistad tan hermosas como certeras.

La historia es la de un misterio que comienza con un incendio que arrasó una Biblioteca en una ciudad con secretos. La autora nos descubre este puzle maravilloso en un universo de olores, sabores, y colores acogedor y personal cargado de matices y rarezas que hacen las delicias de los amantes de los detalles.

En el relato encajan las piezas que en paisajes húmedos y verdes, casas con ladrillos rojos, libros, almas garabateadas en manteles y bares dibujan los escenarios en los que Leticia da vida a unos personajes entrañables que acompañan al lector más allá de las páginas de la novela.

Ulises Font, un viejo enjuto, caótico y sabio tiene una teoría sobre la memoria, tiene de hecho, muchas teorías, muchas premisas y conclusiones; todo un tratado de la vida. Sin embargo algo o alguien viajará en el tiempo para cuestionarle todas sus convicciones. Lucia, una joven escritora, sensible e inteligente tropieza con una pasión enfermiza que la hace caer en el pozo del amor obsesivo hacia un devoto del placer que busca consuelo en todo lo que hace porque sigue enamorado de Paris. Y Felipe espera que algo fantástico ocurra en su bar de perdedores, de borrachos, de amigos y de proyectos de revoluciones.

Los libros luciérnaga nos zambulle en un mundo cotidiano y real pero al mismo tiempo mágico y bello que nos habla de relaciones, de pasiones, de locuras de amor, de promesas y sobre todo de la importancia de ser especial, de la valentía de ser diferente, de respetar a esos rasgos que nos distinguen, aceptarlos, seguirlos y no traicionarlos porque si lo hacemos apagamos la luz que llevamos dentro, la que nos ilumina y nos define. La luz por la que nos aman los que bien nos quieren.

Optimista e imprescindible. Inevitable llorar, inevitable sonreír , inevitable asentir.